Rafael Dufol

Escrito por rflordelicias 14-05-2014 en Rafael. Comentarios (0)

         

En torno a 2006 comencé a ir al Centro de Mayores de Delicias, a impartir clases de aproximación a las nuevas tecnologías, dentro de un programa para personas mayores impulsado por la Obra Social de la Caixa y el IASS.

Allí, entre otras personas maravillosas, conocí a Rafael Dufol Leal, una persona activa, persistente, afable, participativa, entusiasta. Tenía ganas de hacer cosas, participó en actividades para otras personas, presos, menores, personas con sindrome down, autistas, otras mayores... Fue presidente de la asociación de voluntarios Avimar.

Compartí clases con él pero también cafés y tertulias que iban más allá de la informática. Compartió conmigo experiencias pasadas, anhelos, sus orígenes, su saber. Se lo agradezco.

Tras una ardua pelea, nos ha dejado y ha dejado un gran vacío. Hoy en el aula le hemos dedicado la clase. Asistió a muchas ayudando a otr@s y como alumno al principio, le gustaba mucho y lo trasmitía.

Aparece en fotos, colgadas en la pared de la ciber@ula, con personas a las que trato de trasmitir sus conocimientos y su cercanía, con su sonrisa. No sólo estará allí, también está en todo el grupo de personas con el que compartió esta  experiencia.

“Amigo, imagino que entre otros muchos éste es tu legado”.


Arantza Añaños, dinamizadora de Hartford en el programa Gente 3,0 de Mayores de Obra Social de La Caixa.


                           

Carta de despedida a nuestro compañero y amigo RAFAEL  DUFOL :

Querido  compañero, tus amigos del Centro de Roger de Flor, queremos hacerte nuestro pequeño homenaje desde éstas líneas, que escribimos de todo corazón.

Durante el tiempo que has estado entre nosotros, has sido una persona entrañable, a la cuál  creo que te apreciábamos todos, independiente de los momentos en los que hayamos tenido alguna desavenencia, y que se ha subsanado siempre de la mejor manera posible, creo que hemos formado una familia, a la que le va a ser difícil cubrir tu ausencia, con el talante y el buen humor que te caracterizaba.

Así púes estés donde estés, tus amigos te deseamos lo mejor.

Rafael, descansa en paz y hasta siempre.

Tus compañeros y amigos del Centro de Informática de Roger de Flor.